¡Ayuda! Soy un padre, no un maestro, ¿qué puedo hacer?

El maestro principal es la vida de un niño es casi siempre la mamá, el papá, la abuela u otro pariente que pueda ayudar, Sin embargo, toda la vida de un niño, la madre o el cuidador principal de ese niño está ofreciendo consejo, dirección, estimulación, empoderamiento y perspicacia. Sin embargo, a menudo las madres no tienen experiencia en la enseñanza.

Los niños se enferman; está en la naturaleza de ponerlos en una habitación pequeña en el interior todos los días. Los niños tienen vacaciones. Las familias a menudo se trasladan de un país a otro o de un país a otro. Las vacaciones de verano de la escolarización a tiempo completo llegan cada año. Cuando el padre o la madre de familia también se convierte en el maestro de primaria, ¿qué puede hacer para tener éxito?

La mejor respuesta es K.I.S.S. – “¡Mantenlo simple, tonto!” Este artículo explicará ese concepto cuando se trate de enseñar a su propio hijo en casa. Algo de esto también ayudará a la hora de ayudar con los deberes. Primero, mira a los niños cuando juegan. ¿Están sentados quietos durante horas? ¿Están aburridos o riéndose? ¿Están callados o hablando? ¿Están usando los cinco sentidos? Los cinco sentidos son el olfato, la vista, el oído, el tacto y el gusto. Ahora, veamos cómo superar este desafío.

1. ¡De pie!

A) No te quedes en casa todo el día. Los expertos están de acuerdo en que algunos “trastornos” en un niño se deben a luces parpadeantes, asientos de escritorio duros, aburrimiento, impulsos eléctricos, ruidos subyacentes, distracciones de todo tipo, etc.

B) Cuando se saca a un estudiante del cuarto cerrado y se lo lleva afuera, las emociones en ese niño cambian. El niño se relaja. Puede haber mucha menos contaminación acústica y otras distracciones, especialmente en un parque o en un entorno rural.

C) El simple hecho de sentarse en el suelo puede marcar una gran diferencia en la capacidad de atención de un estudiante.

2. Divertirse

A) El libro de un maestro se titula: “Cuando se ríen, están aprendiendo”.

B) Lo mismo puede ocurrir cuando ocurre un desastre, como un tiroteo en una escuela. La capacidad de recordar el evento es típicamente mejorada. Se recuerda el caos absoluto, pero el aburrimiento diario no mejora el aprendizaje.

C) Reírse sí mejora el aprendizaje. Lo que es divertido, lo recordamos (aprendemos), y podemos recordar de nuevo. Miren cualquier lección y vean cómo puede ser más divertida. Haga que un estudiante mayor escriba una rutina cómica de las lecciones del día!

3. Diga la respuesta!

A) La lluvia de ideas puede ser una gran manera de aprender. Hablar en voz alta típicamente usa la voz, además de los sentidos del oído y la vista. Usando una pizarra blanca, un gran papel de póster o incluso tiza en una pared exterior podría ser un lugar para escribir una pregunta. Deje que el estudiante responda en voz alta mientras está de pie o sentado.

B) Regla de tres partes: Úsela. (1) Esto es lo que vamos a hacer hoy. (2) Esto es lo que vamos a hacer hoy. (3) Esto es lo que hemos hecho hoy.

C) Como escribes #1. #2, o #3, di las palabras de forma clara y distintiva. El alumno leerá las palabras tal y como las diga el profesor. Luego, el estudiante dice en voz alta lo que está leyendo las mismas palabras al maestro.

4. ¡Vean!

A) Es fácil olvidar las alegrías de explorar la naturaleza a través de los ojos de un estudiante,

B) Haga que el niño encuentre formas en las nubes – luego estudie leyendo el tiempo a través de las nubes. Haga que el estudiante encuentre insectos – luego estudie ese tipo de insectos. Haga que el estudiante plante una semilla – luego estudie lo que crece en su lugar y por qué.

C) Cuando se trabaja con niños, los colores pueden ser una gran parte del proceso de aprendizaje. Introduzca papel de color, lápices de color, pinturas, lo que pueda para incorporar formas de clasificar lo que se aplica a la lección.

5. ¡Escuchen!

A) No sólo se puede mostrar al niño un sonido para que preste atención también, como un pájaro o un zumbido sutil, sino que siempre se pueden añadir sonidos intencionados, como la música, a una lección.

B) Siempre asegúrese de que el niño pueda oír claramente; esta es una oportunidad para identificar la cera del oído u otras obstrucciones comunes en los niños.

6. ¡Huele!

A) Una razón para salir al aire libre es oler el aire fresco.

B) Enseñe a hornear, añada especias y vea al estudiante comprometerse.

7. Tocando!

A) Aprovechar cualquier oportunidad para agregarle táctil a la lección: plastilina. Pinturas para los dedos, papel de lija, o un juguete de felpa suave.

B) Tocar a menudo irradia placer (piel de conejo) o provoca miedo (lagarto) o dolor (columna vertebral de un cactus). Use esa emoción añadida para enseñar una lección.

8) Degustación!

A) Añadir sabor a una lección es un poco más difícil.

B) Estudie las partes dulces, ácidas y amargas de la lengua. Aplica un hisopo a la parte de la lengua y aprende mucho sobre su propio cuerpo!

También le puede interesar